DESEO

Cuando el deseo se hace insoportable sólo quieres llenarte de placer. Cuento corto, original.

Photo by cottonbro on Pexels.com

El todavía se encontraba sentado frente a su monitor de trabajo cuando la idea comenzó a gestarse en su cabeza. Sintió mariposas volando en su vientre sólo de imaginar lo que haría al llegar. Una rápida mirada al cancerbero del tiempo -el reloj de la oficina-, le confirmó que la hora de salida se acercaba.

Durante el trayecto a casa no pudo evitar mojarse los labios en anticipación. Sus dedos temblaban de imaginar el primer contacto. En un cruce estuvo a punto de saltarse el semáforo por lo que tuvo que frenar de improviso y casi causa un accidente. Su ensoñación se vió interrumpida por los bocinazos de protesta y los insultos hacia su persona.

Trató de concentrarse hasta llegar a su casa pero era difícil. El deseo lo dominaba.

Cuando por fin pudo bajarse del auto y abrir con manos temblorosas la puerta de su morada, la vió a lo lejos. Hermosa, erguida e imponente, esperándolo. Dejó caer sus cosas ahí mismo: portafolio, llaves y saco acabaron en el piso de madera. La urgencia ya era incontrolable. Buscó torpemente lo que necesitaba y con movimientos lentos y suaves…la descorchó.

“Abrir una botella de vino es lo mas parecido a tener sexo… sin sexo” -pensó, mientras servía el rojo líquido en una copa y después mojaba su boca explotando de placer.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado este cuento puedes rebloguearlo o compartirlo donde desees. Tan sòlo te pido menciones autor y si es posible, este blog. ¡Gracias por leerme!

LIZZET Y EL SEXO

Un año ominoso, un escape de la realidad. Placer y fantasía se juntan en este relato corto, original.

Photo by Agafonova Photo on Pexels.com

Era Lizzet una diosa, lo más increíble que él hubiera visto jamás. Siempre tenía una sonrisa en el rostro, nunca una queja. Ante sus continuos y ácidos monólogos, ella guardaba comprensivo y amoroso silencio. Le recompensaba las tristezas con placer y fantasìa, era ella un escape de la cruda realidad de aquel ominoso año cuando no acababa de pasar una tragedia cuando ya se tenía otra encima. A menudo y a pesar de no creer en nada en particular, se sorprendìa a sì mismo, agradeciendo a la vida por aquella bendición.

Los que más contentos estaban, eran los de la fábrica de muñecas sexuales Orient, con su nuevo modelo robótico: Lizett 2020, que gracias a la pandemia había salvado a la empresa de la bancarrota.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado este cuento puedes compartirlo o rebloguearlo, sòlo te pido mencionarme como su autora y de ser posible mencionar este blog. ¡Gracias por leerme!