LA VERDAD OCULTA

Cuando desperté, él estaba sentado en mi cama. Sus enormes ojos negros, sin expresión y sin fondo, parecían engullirme entero. Sentí sus dedos fríos y delgados como lápices acariciándome la cabeza. De los ojos y de los extraños orificios nasales, apenas dos agujeros negros sobre la piel cetrina, comenzó a salir un fluido amarillento. Parecía estar llorando.

No me dio miedo; en alguna parte de mi ADN palpitaba una verdad inquietante. Una luz enceguecedora se asomó por la ventana y parpadeó tres veces. Ante esta señal se levantó lentamente, como si le pesara alejarse. Se situó de tal modo que la luz lo envolvió y desapareció en ella. Brinqué de la cama y me asomé a tiempo de ver una nave extraña en forma de cigarro alejándose, primero lentamente y luego a una velocidad tan demencial que desapareció en un instante.

Me incorporé. Miré mis manos, examiné mis brazos, sentí mi rostro. No me parecía en nada a él sin embargo del fondo de mi ser fue subiendo incontrolable una palabra que pronuncié sin permiso de mis labios y que dejó una herida abierta a su paso: “¡Padre! ¡Padre!

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te gustó puedes compartirlo, si ves algún error indícamelo para corregir. Cualquier comentario es bienvenido, muchas gracias por pasar.

BELLEZA ALIENIGENA

LA BELLEZA ES RELATIVA, cuento corto, original.

dibujo de Ana Laura Piera /Tigrilla

Despuès de aplicarle el anestèsico, el ser se le quedò mirando fijamente. El rubio, gracias a la acción del fàrmaco, debìa estar soñando algo agradable pues tenìa una gran sonrisa en el rostro. El ser se preguntò què serìa aquel hoyuelo en la mejilla. Estaba a punto de pasar su dedo por aquella cosa extraña cuando entraron sus compañeros. Era reconfortante para él mirar sus caras color pantano y ojos parecidos a los de las moscas. Entre todos sacaron al sujeto durmiente de la casa. Necesitaban uno con pelo del color del sol para unos experimentos.
“Estos terrìcolas tan feos”, pensò, mientras al pasar por un espejo, èste le devolvìa su hermosa imagen alienìgena.

AUTOR: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado este cuento puedes compartirlo o rebloguearlo, sòlo te pido mencionarme como su autora y de ser posible mencionar este blog. ¡Gracias por leerme!