MI PARTICIPACION EN “ESCRIBIR JUGANDO” ABRIL.

Escribir un relato de no más de 100 palabras inspirándote en la carta y que incluya el elemento del dado “ojo”
Opcional: Incluír en el relato el elemento de la carta “máquina de escribir”, ya sea el objeto, el inventor o el año.

INSANIA

La ventana exhibía el paisaje árido y rojizo de Marte, pero también mostraba su propio reflejo de ojos hundidos y palidez extrema.
Buscó en el módulo la cajita musical que le recordaba su habitación de pequeño. Le dio cuerda y el carrusel con niños de plástico empezó a subir y bajar al compás de la música infantil. Con su único ojo bueno alcanzó a mirar cómo la niña sobre el dragón se bajaba de la montura y se iba a sentar en los escalones cercanos. Sacó una vieja máquina de escribir imaginaria y tecleó: ¡Vengan por mí!

98 palabras

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te gustó puedes compartirlo. Siéntete libre de comentar, siempre leo y contesto todos los comentarios. Si quieres participar en el reto, entra al blog de Lidia, hay muchas cosas interesantes que ver. https://lidiacastronavas.wordpress.com/2021/04/01/escribir-jugando-abril-3/

RETO DE ESCRITURA (HACER UNA UCRONÍA)

Mi participación en el reto de escritura convocado por El Tintero de Oro. Una ucronía es una reconstrucción de la historia basada en datos hipotéticos.

lo explica muy bien David Rubio en el siguiente enlace: MICRORRETOS: ¿Y SI…? (concursoeltinterodeoro.blogspot.com)

Punto “jonbar” o hecho histórico que ha sido modificado: ¿Y si Eduardo VIII de Inglaterra no hubiera abdicado? ¿Y si hubiera sido posible un matrimonio morganático con Wallis Simpson? ¿Y si hubieran tenido descendencia con derecho al trono?

LILIBETH

Esa fría mañana de enero había una ligera pero pertinaz lluvia que no desanimó a Isabel y a sus perros a dar una enérgica caminata por los alrededores de Craigdowan Lodge en Balmoral. Era como una niña junto a ellos. Al regresar del paseo, se sorprendió de encontrar a su marido, que le hacía una visita relámpago.

Se veía apuesto en su uniforme militar de la Kriegsmarine alemana: Resaltaba la chaqueta cruzada azul oscuro, el águila dorada en el pecho y rango en la bocamanga, indicando que era Capitán de Navío.

—¡Querida!—dijo él afectuosamente cuando la vio y ella se disculpó porque los perros habían pasado por un lodazal y la habían salpicado de barro. Desayunaron juntos y él le habló con entusiasmo del inminente fin de la guerra. El rey estaba felíz de poder ayudar al Führer a obtener el control total de Europa Occidental.

—Estoy contento Lilibeth —dijo mirándola a los ojos— solo lamento estar lejos la mayor parte del tiempo.

Isabel fingió interés y su mente divagó a las caballerizas, donde uno de sus apreciados caballos estaba enfermo.

—Tu tío manda saludos y Wallis está embarazada.

Isabel sonrió aliviada, como si la hubieran liberado de una pesada losa.

—¿Será posible que te pueda convencer de regresar a Londres? —preguntó esperanzado, aunque en el fondo sabía la respuesta.

—Querido no insistas, soy muy feliz aquí en Balmoral. No me puedo imaginar en otro lugar o haciendo otras cosas...

FIN

243 palabras incluyendo título

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te gusta puedes compartirlo, si ves algún error indícamelo. Cualquier comentario es bienvenido y agradezco mucho tu visita a mi blog.

LA PESTE

Cuentos cortos a partir de una foto

foto tomada en Nepal, autor desconocido.

Cuando salí de la escuela el abuelo me esperaba. “Julián, el pueblo se echó a perder, se pudrió”.

Pensé que la locura senil se había apoderado al fin de él, pero mientras caminábamos lo pude percibir, un olor a podrido saliendo de las casas, edificios, de todas partes. La gente se cubría boca y nariz para que sus almas no respirasen el hedor, pero era tarde porque la podredumbre emanaba de ellos también.

El abuelo me dijo: “Te mostraré algo” y subimos al Cerro de la Cruz. Desde la cima vi una fila de vehículos de todo tipo, una víbora ponzoñosa alejándose del pueblo.

—¿A dónde van abuelo?

—A llevarse la peste a otro lado, quizás haya aún una esperanza para nosotros.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Cuento publicado originalmente en 2005
Participante de un concurso de BBC Mundo, Cuentos Cortos a partir de una foto / Escogido entre los 10 mejores. (link abajo)

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/forums/espacio_del_lector/newsid_4339000/4339767.stm

Definitivamente es una antigüedad y sin embargo en el contexto que vivimos lo encuentro actual. Muchas personas acaban con el alma podrida antes que el cuerpo, esa sería una primera lectura y una segunda sería en el contexto pandémico que vivimos y que esperamos pase. (Ojalá fuera tan sencillo como en el cuento).

¡Gracias por pasar y leer!

COSAS DE ENAMORADOS

Lo que comenzó como una gran aventura acabó aburriéndola. La vida dentro de la lámpara maravillosa se había convertido en algo demasiado monótono.

—Estoy cansada de ver siempre lo mismo —se quejó—, extraño sentir el sol, la brisa…

Junto a la muchacha se puso el genio, pretendiendo ser un esclavo y con una gran sonrisa en el rostro se puso a mover un enorme abanico de plumas hacia Blancanieves.

—No me refería a ese aire, tonto. ¡Quiero ver otras cosas!

Una lágrima rodó por su blanca mejilla y él capturó la diminuta gota en la punta de uno de sus dedos.
La chica sintió que se encogía y de repente se encontró dentro de la secreción. El genio sonrió mientras la veía a través de la fina película de agua, entonces la hizo aún más pequeña y ella pudo observar todo lo que oculta un lamento: agua, aceites, cristales y pequeñas partículas que tenían vida propia. Era lo más parecido a un bello jardín. Pero ni eso la consoló, comenzó a dar de gritos pidiendo que la volviera a tamaño normal.

Él obedeció. Ahora la muchacha lloraba a moco tendido y él pensó que si tomaba un poquito del líquido que salía de su nariz y la volvía a hacer pequeña, quizás ahora sí disfrutaría la experiencia. (El tipo era bastante porfiado).

— ¡No vuelvas a hacerme eso nunca más! —dijo adivinando sus intenciones— ¡Por favor! ¡Demos un paseo! ¡veamos la luna! ¡besémonos junto a un lago!

—Lo que pides es muy riesgoso mi amor. Alguien podría vernos salir de la lamparilla, podrían desenterrarla y descubrir que frotándola pueden tener sus deseos y yo volvería a ser un esclavo. Mi último amo, Aladino, era bueno y me concedió mi libertad, pero el siguiente puede ser una mala persona. ¿Quieres que yo caiga en manos de alguien con dudosas intenciones? ¿No, verdad?

La muchacha recordaba a Aladino, un buen día la alfombra mágica que lo transportaba se perdió y acabó en el bosque. Un tipo aventurero ¡Suertudo! Ella ya estaba hasta el copete de la vida dentro del cacharro, así que pensó que si no la liberaban por las buenas sería por las malas.

Una noche, aprovechando que su novio tenía el sueño pesado, le cortó la preciada coleta que le surgía solitaria de la coronilla y de la cual estaba muy orgulloso, pues era un distintivo de su gremio. Ella sabía que tratándose de eso, el genio no podía usar su magia.

Al otro día fuertes sollozos la despertaron.

—¿Qué has hecho? ¿estás loca? Sabes muy bien que no puedo hacerla crecer de nuevo ¡Ahora debo esperar cien años a que se regenere! Si algún otro genio me ve se reirá de mí.

—¿Pero quién te va a ver si nunca salimos de aquí? —dijo la muchacha en tono burlón.

A pesar del gran disgusto, el genio no cedió a la petición de su chica, así que esta decidió hacer una huelga de hambre.

—¿Estás segura de que no quieres comer querida? —preguntó cuando ya iban dos días de ayuno. Delante de ellos había una mesa bien dispuesta, sin duda él se había lucido con las viandas y Blancanieves estuvo a punto de sucumbir a la tentación de morder un pernil de cerdo que se veía de lo más apetitoso. Pero al final se mantuvo firme.

—¡Oh! Está bien, saldremos —accedió de mala gana—, solo una salida rápida.

Envueltos en un humo azul, ambos salieron de la lámpara que estaba escondida en el bosque. ¡Blancanieves estaba tan contenta! Se quitó los zapatos para sentir el suelo bajo sus pies desnudos, respiró profundo saboreando el aire y dio gracias por poder ver el sol y sentir los tibios rayos en su piel.

—Debemos regresar—dijo el genio nervioso y mirando para todos lados.
—No, otro ratito más, por favor.

Fueron llegando diferentes clases de aves que se posaron en la cabeza de Blancanieves, sus hombros y en la palma abierta de sus manos. ¡Hacía tanto que no vivía eso! Le dieron ganas de entonar una canción, como en los viejos tiempos.

—No te pongas a cantar por favor o llamarás la atención, ya vámonos—dijo el genio que conocía bien sus antiguos hábitos.

“¡Suficiente!” —pensó—amaba a su novio, pero ya no podía estar encerrada.


—No, no me iré. Vete tú.
—¿Qué? ¿ya no me quieres?—en su voz había incredulidad.
—Te amo. Mas ya no puedo estar recluida. Anda, regresa, esa vida ya no es para mí.

Él se puso muy triste y llorando se volvió nuevamente neblina azulada que desapareció bajo la tierra. Al mismo tiempo, ella escuchó el grito de un niño que pasaba: “¡Un fantasma!” La chica temió por el genio y como pudo hizo que el crío se alejara: “No es nada… Un reflejo… No, no es bueno escarbar ahí, te puede picar algo”. Una vez sola, decidió desenterrar la lámpara pues aquel ya no era un lugar seguro.

El genio sintió con pesar que alguien frotaba la lámpara y se encontró nuevamente con Blancanieves que había pedido un deseo al que no se pudo, ni quiso negar. Después él volvió a su morada. Era un buen arreglo, pero a veces, harto de vivir solo, se ponía de mal humor; entonces ella, para vengarse, calentaba la lámpara en la estufa, mientras el genio se moría de calor. Cosas de enamorados.

896 palabras.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Se te ha gustado compártelo, si ves algún error indícamelo. ¡Gracias por leer!

“ELEVACIÓN” mi participación en el desafío:

Escribir Jugando es un desafío literario de Lidia Castro Navás, puedes consultar sus bases en el siguiente enlace: Escribir Jugando (febrero) ‹ El Blog de Lídia ‹ Reader — WordPress.com

Reglas: Crear un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
En tu creación debe aparecer el objeto del dado: imán. Opcional: Que aparezca en la historia la palabra aerostato.

ELEVACIÓN

Los jóvenes habían construído un enorme aerostato que debía ser lo suficientemente grande para contrarrestar la fuerza del imán que mantenía a su querida ciudad, atada a la tierra. “Debemos elevarnos, surcar el cielo y tener otra pespectiva” decían a todo el que quisiera escucharlos. Encontraron que los pensamientos colectivos influían en la manera en que se comportaba el gas del artilugio. Al principio nada pasó, pero conforme la gente se entusiasmaba, la urbe se fue elevando. Desde arriba todo era distinto, se sentían más ligeros y felices. Ése fue el inicio de las ciudades flotantes.

(98 palabras con todo y el título)

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado compártelo, si ves algún error indícamelo. Cualquier comentario es bienvenido y muchas gracias por pasar y leer.

LABIOS ROTOS

Pasé mi dedo índice por el contorno de sus labios, la interrupción de la línea y el cambio de textura me hablaron de una cicatríz. La sentí temblar, y luego derrumbarse entre sollozos. La abracé y capté de inmediato el perfume a jazmín que emanaba de su pelo corto. Los diques que mantenían a raya la tristeza se rompieron y noté cómo mi camisa se empapaba con sus lágrimas. Mis manos acunaron su cabeza y la atraje para besarnos. Mi boca recorrió la suya, primero discretamente, experimentando descargas eléctricas cada vez que nuestros labios se rozaban, luego acepté su franca invitación a beber en ella.

Después me contaría que ese beso borró en ella años de vergüenza, miradas de reojo y dolor.

Lleno de felicidad, busqué algo con qué celebrar nuestro encuentro. Tras muchos años de vivir en él, había memorizado pasos, distancias y obstáculos de mi piso, por lo que a pesar de la ceguera congénita, era capaz de moverme con soltura. Regresé con una botella de vino y dos copas.

Aquella noche, tras el corazón, nos entregamos también los cuerpos. Vibrantes, plenos. Yo la miré con los ojos del alma y ella me besó con la perfección que sólo el amor verdadero podía conferir a sus labios rotos.

216 palabras

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado compártelo, si ves algún error indícamelo. Cualquier comentario es bienvenido. Muchas gracias por pasar y leer.

ESCRIBIR JUGANDO

COLECCIONISTA

Cada cierto tiempo el gigante lloraba mundos y su fértil rostro se iba poblando de seres fantásticos. Alrededor de sus ojos crecían duendes, la comisura de sus labios era un país de hadas, sus mejillas: playas acariciadas por el mar en cuya espuma vivían sirenas. Sus cejas eran densos bosques y los orificios nasales prohibidas cuevas. Cuando empezaba a escasear el espacio, con mucho cuidado, (los gigantes suelen ser muy torpes), guardaba todo en un frasco. Tenía varios, los coleccionaba y a veces en las noches sin luna, alumbrado por la luz de una bombilla, les miraba.

98 palabras / Autor: Ana Laura Piera

Para visitar el blog de Lidia https://lidiacastronavas.wordpress.com/2021/01/01/escribir-jugando-enero-3/

Si te ha gustado compártelo, si ves algún error indícamelo. Cualquier comentario es bienvenido. Gracias por pasar y leer.

ESCRIBIR JUGANDO (DICIEMBRE)

Éste es el microrelato para el reto de Lidia Castro Navás ” Escribir Jugando” del mes de Diciembre: https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/12/01/escribir-jugando-diciembre-3/

Hay que hacer un cuento de no más de cien palabras inspirado en la carta y que incluya el objeto del dado (bosque/selva) y de forma opcional que esté también el Palacio de las Mareas (imagen más pequeña).

En su reflejo apenas se reconoció. De privilegiado príncipe nacido en el Castillo de las Mareas a rudo pirata con mala dentadura. La bruja abrió un portal y le indicó el camino. Se encontró en otra realidad de fértil suelo metálico donde crecía una selva exuberante. Una cruz señalaba dónde buscar lo perdido. La fuerza bruta sería inútil y tiró lejos su pala. Inspeccionando el lugar encontró un panel extraño. Presionó un botón y el piso metálico se abrió. Ahí estaban su juventud perdida, el amor de su madre y la ilusión. Se hizo de su tesoro y regresó.

99 palabras

Autor: Ana Laura Piera Amat / Tigrilla

Si te ha gustado compártelo, si ves errores indícamelos, los blogs se alimentan de los comentarios así que si gustas deja el tuyo. Gracias por leerme.

DE VÌCTIMAS Y DEPREDADORES…

Relato corto como respuesta al reto lanzado en:

https://lidiacastronavas.wordpress.com/2020/11/01/escribir-jugando-noviembre-3/

consiste en  hacer un microrrelato de máximo 100 palabras inspirándome en la carta, y en el objeto del dado (Caronte: el barquero del inframundo). Y como reto opcional tiene que aparecer algo relacionado con la creación del Ford T (el coche, el creador o el año).

Ratòn y zorro esperaban pacientemente en la orilla de aquel rìo pantanoso. Por fin las ondas en el agua anunciaron la llegada de la barca. Caronte se sorprendiò al verlos juntos, pero accediò a llevarlos. Peores depredadores y màs vìctimas se anunciaban para el mundo. Como ominoso signo estaba la creaciòn en serie del Ford T.

Desde entonces todas las almas que llevaba la barca de Caronte olvidaban por un momento su infortunio, mientras acariciaban al zorro y mimaban al ratòn.

(80 palabras segùn https://www.contadordepalabras.com/)

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

LA EPIDEMIA

Photo by Angele J on Pexels.com

Ejercicio literario, palabras obligatorias para un cuento corto: fiebre, plaza, vinagre, epidemia, humedad:

-…dicen que les empezò una FIEBRE atroz y que uno de los
sìntomas era sentir un sabor a VINAGRE en la boca”
-¿Còmo la va a querer esta vez Doña Angustias? dijo el hombre que la atendìa y que pacientemente escuchaba su relato.
-Molida por favor, voy a hacerles unas tortitas de carne a mis
nietos…¡ah! pues le iba diciendo, pareciera que fuè
EPIDEMIA, pues muchos se enfermaron y fallecieron, ¿no viò
que pusieron a los muertos en la PLAZA del pueblo a la espera de ver
què se hacìa con los cadàveres?. Tenìamos mucho
miedo pues con tanto calor y HUMEDAD los cuerpos no aguantaban, las
autoridades no sabìan que hacer, al alcalde por poco y le da un
infarto.
-¿y què sucediò despuès? preguntò el carnicero mientras recibìa
entre sus dedos los rojos hilos de carne que salìan por el molinillo
-nadie sabe… los cuerpos desaparecieron. De un dia a otro ya no estaban.
-los habràn enterrado o quemado
-si, eso debe ser…
-aquì tiene su carne doña Angustias
-oiga Ròmulo…la carne tiene un color raro…
-no se preocupe, està muy buena…

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Dejo: catèter, aforo, primitivo, bicicleta, candelabro, ¿se animan?