Canal RSS

Archivo del Autor: tigrilla

FRENTE A LA PUERTA

Publicado en

FRENTE A LA PUERTA

Resultado de imagen de portones antiguos
Hacìa años que no iba por esos rumbos,  que no se paraba frente a aquella puerta, tan temida, tan añorada. Pasa lentamente  sus dedos por la fría herrerìa que protege los secretos de aquella propiedad y por la gruesa cadena que impide el paso. Un letrero en una esquina anuncia que la casa està en venta. Es un anuncio viejo pues la casa tiene mala fama y nadie la quiere. Se dice que el hijo de los dueños, estando muy drogado, los matò con saña para escapar luego con rumbo desconocido.  De repente unos gritos cortan el aire y se da cuenta que este momento de debilidad puede salirle caro. Los gritos no cesan; cada vez mas cerca, cada vez mas fuerte: “¡Atràpenlo! ¡ahì està el asesino!”

BUSQUEDA

Publicado en

Palabras obligatorias para un cuento corto: SALITRE, EXTENSION, BUSQUEDA, IMPOLUTA, CAPACIDAD…

“El sobre blanco era una paloma moribunda entre sus dedos; portadora de noticias agridulces, comunicaba que su padre había encontrado una muerte en solitud y que el rancho de Los Naranjos ahora era suyo.

Cuando abrió la antigua puerta del salón, el olor a SALITRE tomó por asalto su naríz y ya no lo dejó. Sólo encontraba alivio temporal cuando salía y se enfrentaba a la enorme e IMPOLUTA EXTENSION de tierra que ahora le pertenecía. Recordó que muchos años antes, con esa CAPACIDAD infantil para imaginar en grande; en su BUSQUEDA personal por la felicidad, se habia imaginado siempre viviendo en Los Naranjos junto a su viejo, pensamiento que le calentaba el alma y el corazón. Esperó un momento a ver si el calorcillo regresaba pero lo único que sintió fue frío y nostalgia. La felicidad a veces juega bromas pesadas.” Tigrilla

Las que dejo….

beta
panteísmo
soledad
agua
movimiento

RECUERDOS

Publicado en

Palabras obligatorias para un cuento corto
CANICHE, CIMITARRA, ALFAJOR, VERDULERA, SANSCRITO.

Sus ojos son profundos, oscuros, insondables…se
llama “Moksha” que en SANSCRITO significa “liberaciòn” es
la VERDULERA del mercado. Siempre la
acompaña un CANICHE de nombre
impronunciable. Los dìas de fiesta,su
compañero se pone a vender ALFAJOR
ataviado a la usanza persa, con una
CIMITARRA de juguete en la cintura.
Yo los veo y me imagino cuànto querràn
regresar a su tierra…sè que con
cada suspiro suyo el recuerdo del terruño
no se diluye…tan sòlo pierde algo de
peso.

Olvido

Publicado en

Cuento hecho a partir de palabras obligatorias (en mayùscula)

Entre las ruinas de la antigua ciudad encontramos un personaje RISUEÑO que resultò ser un MONJE que vivìa en el lugar y se ofreciò a llevarnos a la CASCADA del TABIQUE. Tenìa  un nombre impronunciable aunque hubiera sido DELETREADO mil veces. De camino a la cascada, como volutas de humo, todos, incluìdo nuestro guìa nos fuimos desvaneciendo en el aire.Nos tomò de sorpresa, a veces se nos olvidaba que eramos fantasmas.

Tigrilla

CLAROSCURO

Publicado en

Josè Luis se acercò cauteloso, como si en vez de aproximarse a una pintura lo estuviera haciendo a un animal salvaje. En un lienzo de tamaño mediano, Juliana habìa pintado la figura erguida de un hombre robusto; tapizando casi por completo el cuerpo, se podìan ver decenas de cuadritos, negros, grises y blancos intercalados unos con otros.  De una esquina nuevos cuadritos parecìan venir de la nada para terminar de cubrirlo. -¿Què te parece?- se sobresaltò un poco mientras la suave pero inesperada voz de Juliana se deslizaba en su oìdo; no la habìa sentido llegar. -Interesante…¿còmo lo titularàs? -Claroscuro, dijo ella.
Josè Luis se quedò mirando al hombre, era evidente que los cuadritos representaban los ladrillos invisibles de que se conforma nuestra personalidad. Los blancos y luminosos serìan los sentimientos màs puros, aquellos capaces de dar a luz obras de caridad excepcionales o en algunos casos actos heroicos. Pensò en Miguel, el hijo de la cocinera, a quièn Juliana pagaba estudios, ropa y medicinas. Recordò cuando èl mismo habìa sido testigo de còmo un carro arrollaba a un indigente y se daba a la fuga. El se habìa quedado para llamar a una ambulancia y asegurarse que el herido recibiera atenciòn mèdica. Los grises eran aquellos sentimientos manchados con gotitas de egoìsmo o de otras cosas no muy limpias, como cuando ambos se ofrecìan a sacar a pasear al abuelo enfermo y cascarrabias de Juliana; sabedores que hacìan mèritos para el momento en que el viejo hiciera su testamento. Los negros representarìan lo peor que puede guardar un ser humano dentro de sì mismo. Sintiò un escalofrìo, eran tan negros como una noche sin luna.
La puñalada por la espalda fue tan certera que Josè Luis se derrumbò casi al instante, Juliana lo sostuvo para que no cayera violentamente y luego ya en el suelo, mesò sus cabellos y acariciò su frente hasta que el cuerpo dejò de hacer ruidos extraños. Acto seguido fuè por un pincel y añadiò una gotita de sangre a cada cuadro negro y siguiò pintando.

CYBORG II

Publicado en

 
Adivinando que los malditos cyborgs acabarìan por eliminar a todos, fingiò ser uno. Imitar convincentemente su comportamiento no fuè fàcil, pero peor habìa sido esconder su propia humanidad. Sòlo tenìa unos pocos, preciosos minutos de soledad cuando simulaba recargar baterìas; mismos que aprovechaba en leer un libro que tenia escondido y que consideraba su tesoro; leyèndolo recordaba que no estaba hecho de metal y circuitos electrònicos, sino de piel, huesos y espìritu. Un dìa el aullido de sirenas y el parpadeo frenètico de luces le indicaron que habìa sido descubierto. La puerta del mòdulo de recarga fue sellada y ya no se volverìa a abrir jamàs. Se despojò lentamente de su piel de robot hasta quedar desnudo y luego, hacièndose un ovillo en el piso helado, se dispuso a leer hasta el final.

SONATA

Publicado en

Palabras obligatorias:
ALETEOS, CIRCULOS, COMPASES, SONATA,  MOFA
 
Como si se tratase de una SONATA compuesta de suaves ALETEOS, la pequeña hada volò en CIRCULOS alrededor de mì siguiendo COMPASES invisibles. Me quedè estàtico, maravillado por esa mùsica silenciosa.
De repente se detuvo en el aire a la manera de los colibrìes y me mirò de frente. Una risa negra y despiadada saliò de su boca y alcancè a ver en sus ojos de cielo un brillo perverso. Se alejò ràpidamente y su horrible MOFA se fuè desvaneciendo en el aire. Abatido me fuì lentamente en mi silla de ruedas.