Canal RSS

SER PARTE DE UN CUENTO

Publicado en

 

SER PARTE DE UN CUENTO
 
Llegando a su casa viò con desmayo una fila inquieta de seres fantasticos que querìan entrar y hablar con ella. En cuanto la vieron se armò un barullo, y la ya de por sì desordenada fila  comenzò a perder aun mas  la compostura: hubo codazos, mordiscos, arañazos y gritos, todos querìan entrar y ser de los primeros en ser atendidos. Ella los calmò con palabras suaves y les prometò que hablarìa con todos, entrò y cerrò la puerta, corriò a servirse un tequila que se tomò de un jalòn y luego se dirigiò a su despacho, donde se dejò caer pesadamente en su sillòn y avisò a su ayudante que fuera dejando entrar, uno por uno a los de la fila.
 
Un enorme perro de ojos rojos fue el primero. Era enorme y mas que perro parecía un lobo. Se quedó un rato en el dintel de la puerta, con el negrísimo pelo erizado y enseñando sus temibles colmillos; tenìa una mirada aguda que revelaba una inteligencia superior. Se acercò cauteloso a una de las sillas y entonces sufriò una dramàtica transformaciòn, en un parpadeo el perrazo se habìa convertido en un hombre de rasgos indìgenas, tez del color del cobre y la misma mirada aguda y penetrante.

 
 
-"Estoy muy molesto"- dijo con voz suave y baja mientras tomaba asiento.  
La aprendiz de escritora estaba pensando en lo bien que le vendrìa otro tequila, pero comenzò a prestar atenciòn a lo que decìa el hombre.
-"Estoy muy frustrado con mi vida y tu eres la causante, me siento enfermo de no poder cumplir mi deseo y hacer mìa a esa mujer"
Ana recordaba el relato surgido de su pluma: el
nahual se transformaba todas las noches en un perro y se escabullia entre las sombras hasta lograr su propòsito de entrar a la habitaciòn de una mujer que èl deseaba.
-"Si, recuerdo tu cuento"
-"Podìas haber omitido el detalle del romero y las tijeras que la madre de esa chica deja todas las noches bajo su cama, de esa forma yo ya la hubiera hecho mìa. Ahora estoy condenado por siempre  a llegar tan cerca sin poder hacer nada. Te viste muy cruel"
Ana recordaba aquel detalle, el romero y las tijeras en cruz impedìan al nahual acercarse al objeto de su deseo, claro, hubiera sido repetitivo que el cuento terminara con sangre, de por sì muchos de sus relatos estaban salpicados de rojo y la gente se espantaba.
-"Te prometo pensar en eso, tal vez algùn dìa lo reescriba y omita ese punto"
-"Espero no me des falsas esperanzas" dijo el nahual. Ana le asegurò que no era el caso y le pidiò que se retirara para atender a otro personaje. El nahual se retirò de mala gana. En cuanto
se levantò de la silla regresò a su forma perruna, antes de irse le gruñò amenazadoramente a su creadora y se fue.
 
Ana suspirò aliviada, ahora ¿quièn seguirìa?
 
Entrò un hombre bien parecido pero con mirada de loco. -"¿Los has visto?" le preguntò. Ana le mirò con extrañeza, -"si, si, mis dedos…no los encuentro.. estaban conmigo alla afuera y
de repente se soltaron de mì, los vi entrar a la casa"
Ana recordaba al hombre, era el protagonista de un relato muy extraño, en donde el pobre hombre se desarmaba a diario, como un
rompecabezas y tenìa que estar buscando sus partes perdidas. Sintiò pena por èl, en verdad lo habìa condenado a un destino muy triste.
 
 

 

-"Mira" dijo èl y le enseñò sus manos,  en cada una habìa cinco huecos rosados en el lugar donde debìan estar los dedos.
-"Mi asistente te ayudarà a encontrarlos" dijo Ana tratando de calmarlo.
-"Es terrible…. no puedo hacer nada, ahora mismo podrìa estar tamborileando los dedos en tu escritorio, esperando me dieras una explicaciòn de porquè me condenaste a vivir en un relato donde a diario amanezco roto, o podrìa no decir nada y tan sòlo señalarte acusadoramente mientras mi mirada te lo dice todo. En vez de eso, me siento ridìculo"
-"Te entiendo" dijo Ana
-"No lo creo" continuò el hombre, -"no sabes lo que es amanecer sin oìdos, o sin piernas, tener que andar buscando en la basura tus dedos o correr por toda la casa tratando de alcanzar un brazo o un ojo, para colmo escribiste que mi novia me dejaba, me siento muy solo"
-"Lo siento mucho, no prometo nada, pero verè que puedo hacer por tì"
-"Irè ahora a buscar mis dedos" dijo el hombre muy enfadado y saliò azotando la puerta.

 

El asistente ya estaba haciendo pasar al siguiente de la fila pero Ana le hizo ademàn de que esperara un poco. Se sentìa abrumada, era como una madre oyendo los reclamos de sus hijos, ¿no habrìa nadie afuera que estuviera un poquitìn agradecido con ella?,después de todo ella les había dado la vida.Los había parido uno por uno y en cada parto había dejado parte de ella misma. Se asomò por la ventana, diò instrucciones a su asistente y èste hizo pasar a una mujer de aspecto fràgil.

Esta vez Ana tomò la iniciativa: "-¿eres la mujer pàjaro verdad?, la mujer asintiò y al mismo tiempo se dio vuelta con la intención de que Ana mirara algo; del lado de la espalda, su blusa tenìa unas aberturas por donde se asomaban un par de alas blancas, no muy grandes pero sí muy hermosas.

-"¡Que lindas!" dijo Ana, -"cualquiera desearìa tener unas alas asì y volar por los cielos, debes de haber visto cosas increíbles"
La mujer esbozo una media sonrisa y luego preguntò "-¿recuerdas el final del relato?"
Ana recordaba no sòlo el final sino todo el relato, era uno de sus favoritos, la mujer era una ama de casa comùn  y corriente a la que un buen dìa le empiezan a crecer unas alas en su espalda,y no sòlo eso, comienza a piar como los pàjaros y a comer comida de aves. Su familia no la puede comprender y la hace a un lado. Una noche la mujer sale de su casa y se va a un lugar alto, sus alas parecen estar ansiosas por volar, ella se desnuda y se coloca en la orilla del precipicio. Al recordar el final Ana se sobresalta y luego mira a la mujer -"¿saltaste"?  La mujer la mira molesta -"no escribiste si saltè o no, simplemente me dejaste ahì a la orilla del abismo, y ahi sigo, me quedè como en suspenso"
-"Yo siempre imaginè que habìas saltado y volado" dijo Ana
-"Pero no lo escribiste"
-"Lo harè" dijo Ana, -"escribirè que tuviste el vuelo mas glorioso de todos"
-"Una cosa mas", dijo la mujer pàjaro, -"¿pòdrìas escribir acerca de un hombre pàjaro bien parecido?, me hace falta compañía".
-"Claro, lo que tu digas"
La mujer se fuè bastante satisfecha, pero Ana se sentìa desgraciada,  de repente sintio deseos de no ver a nadie mas: aùn faltaban varios  fantasmas, un mago, una puta y su asesino, unos hermanos incestuosos y muchos mas. No, en verdad que no tenìa animo para mas reclamos. "Soy una aprendiz de escritora muy mediocre" pensò. De repente escuchò una voz omnipresente  que llenó su casa y su mente saturándola, la voz decìa: -"lo siento, lo siento, estoy trabajando en otro final para tu historia, no te desanimes"……ahi supo que ella, también, era el personaje de algún cuento.
 
TIGRILLA MARZO 08

 
 
 
 

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1. Ahora experimentos de metaliteratura, Tigrri, cada vez te pones más interesante. ¿Te imaginas en verdad ser sólo personajes que nosotros mismos hayamos escrito o estemos escribiendo en una dimensión superior? Yo me he preguntado cosas sin poderlas formular, he tenido la sensación de preguntarme una pregunta que no conozco bien, sobre todo en algunos momentos de extrañeza de mí misma cuando me miro al espejo… La sensación se parece mucho a eso, a estar siendo escrita por la Iliana real en otra dimensión. O a saber que alguien se asoma por un huequito y me ve, ve su obra, y ese alguien soy yo pero real.
     
    Dios! ¿Qué te fumas que me invitas??? jajajajaja…
     
    Me encantó, me gustó muchísimo muchísimo. ¿Cuándo publicas, Tiggrri? Ya me urge para adquirir tu libro y pararme el cuello presumiendo que te conozco y eres mi amiga! Mientras te dejo abrazos y besos aquí.
     
    Iliana.
     

    Responder
  2. Sisisisi, yo también quiero de esa cosa verde que se meten los que escriben asíiii, (léase Iliana -por su comentario- y Tigri con su texto, en este caso, jajajaja).
     
    Caramba, mujer, se me encuera el chino y se me pone lacio el pensamiento. Me recordaste a los textos de Octavio.
     
    Un abrazote, hermosa mujer.

    Responder
  3. Maria de la Luz

    Mi niña lo lei no solo una, ya van 3 veces, llevo dos cafes aca leyendolo y esta increible este, si tuviera que poner calificacion le pondria 10, simplemente me encanto, lo que mas me gusto es que parece que te veo disfrutando a "tu hijo" con cada palabra escrita, reviviendo cada uno de tus cuentos anteriores para ver cual personaje agregabas a este cuento. Cosita linda te FELICITO, ya lo hare personalmente con un tekila para ver si se nos aparece algun otro personaje, jajaja cual quisieras que se nos presente a las dos?
    TE MANDO UN BESO ENORME
    Yo
     

    Responder
  4.   ja,ja,ja, mira que no sera el Nahual , que anda ensoñando a Ana???????
    A momentitos que puedo entro a tu space y leo un cuentito de cada vez, este me recuerda que deberia estarme soñando que soñaba
    y estar durmiendo en mi camita, ya son las 2,10 aki, y solo me sueño que estoy desvelado, por lo que igual hoy leo dos cuentitos.
     un saludo amiga tigrilla, siempre un gusto el visitarte

    Responder
  5. ¡Qué bárbara, doña Tigri! De veras que tu mente es una caja de sorpresas, una fuente inagotable de ideas fantásticas (no fantasiosas, que mira que yo te creo todo lo que escribes ¿eh?). Te quedó de lujo este texto, leyéndolo recordé el libro de Jostein Gaardner: "El misterio del solitario". Si no lo has leído, creo que te gustará.
    te dejo abrazos y besos. Regresar acá es mucho, pero mucho mucho mejor que ir a la librería y ni hablar de ir al cine, mujer. Me encanta tu casa, Güera. Esres una Escritora, no una aprendiz.
     
    Abrazos;
    Diana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: