Canal RSS

EL DIA QUE SE LEVANTARON LOS CERROS

Publicado en

EL DIA QUE SE LEVANTARON Los Cerros

 

Imagen de Luis Montemayor (en Flickr)

La gente siempre recordara el día que los cerros se levantaron. El estruendo había sido pavoroso y se había escuchado hasta el fin del mundo. Hubo señales que presagiaban que algo catastrófico estaba por suceder aunque nadie sabía bien qué. El pulso de la tierra, otrora firme, se habia vuelto como el de un anciano tembloroso; habían pasado muchos días y los animales salvajes no se dejaban ver por ningún lado;  un día antes hubo un eclipse de sol tan prolongado que muchas personas pensaron que las tinieblas lo habían ahogado para siempre; el viento no llevaba ya el canto de las aves, sólo extraños presentimientos que llenaban de temor los corazones.

 Como gigantes se levantaron….. a su lado las poblaciones humanas parecían hormigueros y aunque las grandes masas de tierra no tenían la intención de herir a nadie, hubo muchísimos muertos y heridos cuando de los lomos de los cerros cayeron casas,gente, vehículos, ganado y todo lo que las personas solemos poner en ellos al creer que los conquistamos. En medio del caos unos pocos las escucharon, aunque nadie las entendió: palabras de pesar proferidas por los nobles monstruos al alejarse. Era duro dejar el lugar que los había cobijado por millones de años. Se fueron con los pies de tierra envueltos en una bruma blanquecina, se pensó eran nubes, otros dijeron que era el polvo que desprendían al caminar haciendo llanura. Nunca nadie supo los porqués de aquel formidable éxodo pero sin ellos nunca nada volvió a ser igual. El paisaje se volvió monótono, el clima cambió, los ríos inundaron las poblaciones, los animales ya no tuvieron donde guarecerse y la gente quedó desnuda. Desde entonces los niños y los viejos cantan melodías al amanecer  para atraer a los cerros otra vez, pero el tiempo se vuelve un bien escaso….si los ves, trátalos bien y diles que esta eterna espera nos esta matando.

Tigrrilla

 

 

 

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1.  
    Este cuento es otra cosa… Este cuento tiene una belleza especial, una belleza poética. Qué bien que sigas escribiendo, Doña Tigrri, y que cada vez nos sorprendas con matices nuevos.
     
    Feliz año nuevo, chamaca!!! Vine a dejarte unos abrazos y unos besos, nomás que no sé si van a caber aquí o tendré que dejarlos desparramarse hasta afuera de tus puertas. Bueno, ya tú te encargas de acomodarlos y almacenarlos, je…
     
    Iliana.
     

    Responder
  2. Eit!! por cierto, ¿ya te invité? Échale un ojito… http://iliana1909.spaces.live.com/
     

    Responder
  3. Tigrilla, FELIZ AÑO NUEVO.
    Este cuento me ha dejado muda un buen rato, me hiciste pasear como de rayo por todas las mitologías que conozco (a medias, porque obviamente no sé mucho de nada, ja, ja) y caray, ni a Tolkien le leí yo algo como esto: Los cerros caminantes. Él le dio pies a los árboles creando los pastores de árboles o ENTS, les dio boca y brazos y un humor cuando creó la leyenda de Tom Bmbadil y el Viejo Sauce, pero ¿cerros andantes? NUNCA!!!!!!!!
    Es maravillosa tu imaginación y presumo, por cierto, que en este caso tu capacidad para la metáfora, mi niña, eso se huele en la frase final: "esta espera nos está matando".
     
    Te deseo que si es para tu bien, las esperas se acaben (y nunca te maten!!!!! que te necesitamos muy, pero muy viva!!!!!!!!!). Que este año te sonría, que todas las puertas se abran, que tengas razones, muchas razones para reír y sonreír, sentirte plena y dichosa, en paz y libre de cargas. Que los sueños posibles se cumplan y los imposibles se hagan posibles mediante tus letras. Nunca dejes de crear, de escribir, de luchar con alegría. Al final de cada lucha te espere el éxito!!!!!!
     
    Un abrazote de aquí hasta México Lindo y Querido, ajúa!!!
     
    Diana

    Responder
  4. La espera continua y las personas seguimos muriendo en ella… Ya queda tan poco para ser optimistas, el trabajo era titánico, en masas, con amor hacia la natura… pero bah, es más cómodo hacernos los disimulados.
     
    Sigamos haciendo nuestra labor en donde sí podemos.
     
    Un abrazote, Señorita de los grandes cuentos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: