Canal RSS

YA VIENEN LOS FANTASMAS

Publicado en

 

 

YA VIENEN LOS FANTASMAS

cuento por el día de muertos

 

La abuela se moría. Postrada en aquella triste cama parecía una muñeca rota. Su cuerpo y mente finalmente la habían traicionado, no podía moverse y además había empezado a decir cosas de lo mas extrañas. Todos nos sentíamos miserables  y yo pensaba porqué la muerte no la dejaba irse con un poco de dignidad y cordura; en vez de eso  ella gritaba y fijaba su mirada como una loca señalando al vacío, diciendo: "¡Ahí! ¿no lo ven? ¡ahí esta Roberto! ¡ hermano! ¡que alegría verte!" luego sonreía tiernamente cuando en otro lado de la habitación creía ver a uno de sus hijos, el mas pequeño, muerto de pulmonía cuando apenas tenía dos años: "¡mi Danielito…mi niñooo!, ven, ven precioso, dame un beso". Luego se tornaba seria, enjugaba sus ojos llorosos  y con el ceño fruncido decía: "en la puerta está Paula, dile que no la quiero ver, no le perdono que le haya quitado el novio a Tita, entre hermanas no se debe hacer eso" No faltaba quien se acercaba y en voz suave le decía, "abuela, abuelita, mire bien, ahi no hay nadie, Roberto, Daniel y Julia están muertos, Tita también, hace mucho que se murieron", entonces ella sacaba fuerzas no sé de donde y con vehemencia gritaba "¡Ahí, ahí! ¡¡¿no los ven?!!  A algunos de mis primos les daba miedo, entraban a darle un beso y se despedían apresuradamente. Ella los confundía: "¡Pero si eres Rodolfo el que dejó plantada a Tere en la iglesia! ¿con quién te casaste?", "abuela que soy Genaro su nieto, Rodolfo se murió hace mucho". "No, no, no digas tonterías, eres Rodolfito, ¿cuándo llegaste?"…

Genaro y la mayoría acabó por irse.

En un rincón yo rumiaba mi dolor y mi impotencia. Lo que mas me molestaba era que sentía que la abuela se iba sin dignidad, sentia que no era justo que la locura la devorara en sus últimos momentos. Lloraba por los recuerdos que se agolpaban en mi pecho, y que encontraban su equivalente en mis mejillas en forma de lágrimas. Ahora no había nadie que me confortara, mi propia madre estaba deshecha y mi abuela, mi gran amiga y confidente, mi chef personal, mi consejera, languidecía mientras la muerte la iba reclamando poco a poco.

Mi madre y los pocos que aun estabamos presentes decidimos tomar turnos para cuidar a la moribunda, pedí el primer turno para que los demas pudieran tomarse unos momentos para comer y descansar.   Me quedé sólo, con mi abuela y sus fantasmas.

Con la habitación en penumbras y sin la presencia de otras personas pude percibirlos. Al principio pensé estar soñando pero poco a poco me convencí; ¡ eran reales!, todas las personas que mi abuela había mencionado estaban ahí; los reconocía por las fotografías viejas que había llegado a ver de ellos. Etéreos,  casi transparentes, se arremolinaban alrededor de su cama, otros estaban sentados en ella, algunos le acariciaban las manos y los cabellos, otros conversaban animadamente en grupos por la habitación.  Me sonreían, llegué a sentir palmaditas en la espalda propinadas por manos heladas de gente ya fallecida. Extrañamente no sentí miedo, sentí una enorme paz cuando ví que mi abuela no estaría sola.  De repente, su espíritu abandonó su cuerpo físico con un ligero estremecimiento y pude ver como se incorporaba de la cama y abrazaba a aquellas personas. No olvidaré jamás la enorme sonrisa que se dibujó en su rostro cuando el pequeño Daniel llegó corriendo y la abrazó, entonces ella lo tomó en sus brazos con ternura infinita. De repente todos los fantasmas comenzaron a desaparecer, se desvanecían como el humo de los cigarrillos. Ella se fue al último, aún sostenia a su hijito, me lanzó una mirada cómplice y me dijo "Te volveré a ver". Yo sonreí, ahora estaba seguro que así seria.

TIGRILLA

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1. ¡¡¡¡¡AAAAHHHHH!!!! ¡¡¡¡Que así sea cuando nos llegue la hora!!! =D
    Bendita inspiración cuando la encuentras, Doña Tigri! Me encanta entrar aquí y salir con una sonrisota o con un montón de ideas y reflexiones bulléndome en la macueca que un día tal vez esté pelada y blanca y con las órbitas vacías. Tal vez entonces todavía, si alguien se asoma y se fija bien, pueda distinguir como hechas de humo de cigarro todas tus historias dándome vueltas y vueltas por dentro de la calavera. ¡Siiiiiiiiiiiii!!
     
    Feliz Día de Muertos, Doña Tigrri. Te propongo que el año que entra, si todavía andamos por aquí, hagamos muchas calaveritas pa los cuates y las peguemos en todos sus espacios. ¡Yeah!! jajajajaja…
     
    Muchos besos!!!
     
    Iliana Calaca de Dulce.
     

    Responder
  2. Wow esta padrisimo, feliz dia de muertos felicidades esta muy chido tu cuentoBigG

    Responder
  3. No sé, los abuelos no van ni vienen, solo tienen un unico rato antes de que se vayan, quizás compartimos con ellos muy buenos ratos, quizás no los conocimos, y sigo creyendo todo el tiempo que todas las cosas que pasen y como las asimilemos es un acto de fé

    Responder
  4. la muerte es el mejor cuento de ficcion inventado…vine a dejar un saludo.

    Responder
  5. Eduardo antonio parraLAS PARABOLAS DEL SILENCIOeditorial txalaparta
     
    mexicano
    libro de cuentos

    Responder
  6. ¡Qué bonito cuento, Tigrilla! Es que no da miedo, es muy lindo, muy tierno y esperanzador. El pequeño bebé de la abuela la estaba esperando del otro lado, después de tantos años de separación, ese bebé esperaba a su madre del otro lado, no la olvidó, me hiciste chillar. ¿Será, mi niña, que en la vida real, o muerte real, aunque estemos solos, habrá una comitiva de gente querida esperándonos, para hacernos del rato algo menos tenebroso?Llego tarde a todos lados, incluso al día de muertos, amiga, pero feliz de haber dado una vuelta por acá después de tantos meses sin pasar por ningún lado. Te quedó hermoso este cuento, más que muchos anteriores. Ya me hacía falta leerte.te dejo abrazos y besos y buenos deseos;Diana

    Responder
  7. Guau! Que gusto leerte de nuevo! Jijos, tengo tarea, estuve ausente demasiado tiempo, como que de repente me dio por meterme mas a dibujar, pero ahora creo que ya he encontrado el justo medio de combinarlos, espero que en este tiempo hayas estado bien, y pues de tus textos que puedo deir? Tan maravillosos como siempre!
     
    Prometo regresar pronto, los ataudes a veces son buenos, sobre todo cuando permanecen donde deben, por lo pronto el ataud del fin de semana pasada habremos de sacarlo a flote, y veremos si es bueno…
     
    Cuidate mucho!

    Responder
  8. Sobretodo me encantó ese nombreeee, sí, sí, sí, ése!!, je.
     
    Sabes?, en una de las cirugías que me han hecho, hace ya años (me extirparon un riñón), tuve un paro cardíaco por efectos de la anestesia, (creo que se les pasó la mano con la dósis), y te aseguro que lo que viví fué extraordinario:
     
    Iba con mi bata de paciente, descalza, mi cabello (que en ese entonces iba al nivel de las nalgas) era sólo una maraña de rizos en los que sentí manos acariciándolos, no miraba caminos, sólo una luz cegadora y escuché voces de mi gente (el mi no es de posesión), no entendía qué me decían, pero sabía perfecto de quién era cada una… Fueron sólo 5 minutos, según me dicen.
     
    Me morí ese tiempo?, en verdad uno se encuentra con sus personas amadas que se nos adelantaron?… sabe!, me gusta a veces pensar que así será, quizás porque resulta más fácil que pensar en la nada.
     
    Preciosa mujer, te dejo muchos besos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: