Canal RSS

LA VENTANA

Publicado en

 

 

LA VENTANA -RELOADED-

 

Hacía unos cuantos minutos que los primeros rayos del sol habían descendido sobre mis párpados adormecidos, cayeron las escamas del sueño y mis pupilas se asomaron al mundo descorriendo lentamente su cortina de carne. La luz me cegó y por unos segundos sólo ví alucinantes luces de colores, me dì vuelta y era ahora la parte obscura de la luna donde me encontraba.

Advertí la presencia de la ventana imaginaria en una de las esquinas de la habitación, como un animal al acecho esperaba semioculta en la penumbra del amanecer. Fingí seguir dormido, fiel a un ritual que se había vuelto costumbre; sentí claramente su desplazamiento mudo hacia el techo, colocándose precisamente arriba de mí. Su mirada fría e inexpresiva y su aliento invernal me envolvieron de súbito. Me incorporé rápidamente hasta quedar sentado sobre la cama, de cara a la ventana verdadera, aquella por la cual habían pasado los primeros rayos solares que me habían despertado en un principio y que en aquellos instantes era quizá la única realidad comprobable de mi habitación.

Y ahí estábamos los dos, conscientes el uno de la existencia del otro, sonreí pensando en la estupidez de aquel ente imaginario que jamás alcanzaría su objetivo de alcanzar la ventana real y fundirse con ella. La ventana se había quedado quieta y sonreía a medias, decepcionada.

Me levanté con la mirada fija en la ventana real, desplacé el vidrio y el espíritu del viento entró entonces acariciando furtivamente todo a su paso, una bocanada de aire fresco penetró en mis pulmones y sentí mi corazón latir con fuerza. La ventana imaginaria gemía de placer, sin duda, me envidiaba.

Ahora estaba yo asomado al mundo, los ruidos, colores y olores de una ciudad que despierta a la vida parecían querer envolverme, mi mente se proyectaba sobre aquella realidad que empezaba en mi ventana, era yo nube, semáforo, edificio, sol, calle, gente, todo al mismo tiempo.
De repente volví a sentir la presencia de la ventana irreal, de aquella pesadilla, sentí cómo se movía; me dí vuelta a tiempo de ver cómo se terminaba de colocar arriba de mi cabecera, enfrente de mí y de la anhelada realidad. La encaré con la seguridad que me daban experiencias anteriores, nunca llegaría, jamás lo lograría, estaba condenada a vivir perdida, vagando eternamente por mi habitación, era un ser inservible, ella y yo, yo contra ella, ella contra mí ¿por qué? No lo sabía, pero ahí estábamos los dos midiendo nuestras fuerzas en solitario torneo. Me sentí presa de un extraño frenesí y rompí a reír sin control, casi histéricamente, emulándome, la ventana irreal también comenzó a reír con una risa gigantesca y despiadada, de repente los dos éramos una misma risa, eso me desconcertó, -¿qué pretendía?.

En un momento que jamás podré olvidar, ví que el espacio que nos separaba se reducía ya que la pared donde ella se encontraba se desplazaba hacia mi amenazando con aplastarme; ahora la única risa que se escuchaba era la de ella. Yo no tenía escapatoria….lo único que podía hacer era tirarme por la ventana real, lo prefería a caer en el vacío de las fauces de la ventana imaginaria, donde quién sabe que locuras me atormentarían. La habitación se hacía pequeña rápidamente, dí un rápido vistazo a lo poco que quedaba de ella y lo último que ví fue mi rostro reflejado en la ventana maldita, mi propio rostro incrédulo así como también el rostro de la ventana
falsa, un rostro terrible que sin embargo –y fue de lo último que pude percatarme- , se parecía un poco a mí. Con un horrible grito que áun resuena en mi cabeza, me aventé a la calle donde no morí no se porque razón.

Desde que salí del hospital vengo a este sitio, situado precisamente bajo el edificio que albergaba mi departamento, y con la mirada fija en la ventana real, imagino lo que ahora es la habitación de mi ventana imaginaria.

TIGRILLA
(uno de mis primeros relatos locos)
 

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1. Hola, aquí yo nuevamente.
     
    Estupendo relato el que presentas ahora; en ciertos momentos me hizo recordar los cuentos de Clarice Lispector, tan cercanos a la zona límitrofe entre la ontología y la literatura porque precisamente por medio de ésta logra darle vida y autonomía a los objetos que rodean a los personajes de sus cuentos.
     
    Algo similar haces aquí. Y qué decir del estilo, es muy sencillo pero claro sin complicaciones que entorpezcan el ritmo de la narración.
     
    No tengo nada más que decir, simplemente felicidades.
     
    Un saludo
    Víctor.
     
    P.D. Mi crítica no pretende ser mezquina o soberbia; si hago observaciones no es para denostar la calidad de los textos, sino para señalar algunos detalles a corregir en posteriores narraciones. Eso sin duda hace crecer al escritor, contrario a lo que hace la adulación, que lo vuelvo obeso e improductivo.

    Responder
  2. Preciosa Tigri:
     
    Tu relato "loco" me hizo pensar en la de veces que no nos atrevemos a saltar por la ventana por temor al dolor, los daños, etc…., incluso me trajo a la mente esa ventana con el cuadro del ángel de la guarda que tanto miedo me daba de niña, en realidad no ahora sabría decirte qué temía más, si la imagen del ángel empujando a los niños por el puente roto (asi lo apreciaba yo), ó la ventana de cortinas blancas y de fondo oscuro.
     
    Ahora de ruca no me dan miedo las ventanas, de hecho las sacudo y le lavo los vidrios mientras tarareó alguna canción, me deleito con sus paisajes, miro con el ceño fruncido cuando el polvo se acumula en ellas de nuevo, admiro los pajarillos que en éstas se posan por las mañanas, a mis hijos cuando parten y regresan.
     
    Tus cuentos se acomodan en mi vida, yo me acomodo en ellos, rio, recuerdo, empalmo, te imagino y me gusta.
     
    Un gran abrazo lleno de admiración, cariño y respeto.

    Responder
  3. Preciosa Tigri:
     
    Tu relato "loco" me hizo pensar en la de veces que no nos atrevemos a saltar por la ventana por temor al dolor, los daños, etc…., incluso me trajo a la mente esa ventana con el cuadro del ángel de la guarda que tanto miedo me daba de niña, en realidad no ahora sabría decirte qué temía más, si la imagen del ángel empujando a los niños por el puente roto (asi lo apreciaba yo), ó la ventana de cortinas blancas y de fondo oscuro.
     
    Ahora de ruca no me dan miedo las ventanas, de hecho las sacudo y le lavo los vidrios mientras tarareó alguna canción, me deleito con sus paisajes, miro con el ceño fruncido cuando el polvo se acumula en ellas de nuevo, admiro los pajarillos que en éstas se posan por las mañanas, a mis hijos cuando parten y regresan.
     
    Tus cuentos se acomodan en mi vida, yo me acomodo en ellos, rio, recuerdo, empalmo, te imagino y me gusta.
     
    Un gran abrazo lleno de admiración, cariño y respeto.

    Responder
  4. Recuerdo muy bien la primera vez que vine a este espacio. Este cuento fue el primero que leí y desde entonces quedé irremediablemente enamorada de tus cuentos, Tigri. Recuerdo hasta la ventana que pusiste como imagen…
     
    Mis respetos como siempre, y mi admiración sincera sin adulaciones ni cosas cursis, con el simple reconocimiento de la calidad de tus textos y del talento indiscutible de tu persona.
     
    Cuídate mucho y siempre. Va un abrazo con cariño a la Tigri de los cuentos!!
     
    Iliana.
     
     

    Responder
  5. Caray, amiga, si así fueron tus comienzos, no digo yo que ya no nos deberíamos asombrar de la calidad que tienen los recientes cuentos. ¿Has pensado en editar tu trabajo, Tigri? Tienes un talento natural para los cuentos. A veces, me gustaría ser un bichito y meterme en tu cabecita y mirar al mundo una vez, a través de tus ojos, por curiosidad, nomás por saber qué ven, cómo ven, en qué se fijan, de dónde sacan material y los transforman en estas hermosas visiones que nos regalas en tus textos. Con toda honestidad te lo digo, Tigrilla, así como se lo dije a Iliana, a Ozelotl y a David, ustedes no deben dejar pasar más tiempo para tratar de publicar sus trabajos (concursar, participar en eventos literarios, etc…). La vida es como que muy cortita, y como dice aquel pasaje bíblico: "… y al hombre que enterró el talento debajo del árbol, hasta lo poco que tenía le fue quitado". (No me lo sé de memoria, pero algo así es la idea).
    Te ivito a que visites la página de sandra becerril, por allá hay un link para su editorial Shamra que busca nuevos talentos. Creo que ya la conoces, pero igual, acá te dejo el dato.
     
    Acá te dejo también un abrazote lleno de cariño y un beso, querida Tigrilla.
     
    Diana

    Responder
  6.     Desde luego que las ventanas no son como antes, aquellas echas de madera con una metopa, donde se dividia en cristales
    aquellas que en sus hojas se ponian visillos, para que, al abrir las cortinas no fuese asaltada del todo nuestra intimidad.
       Y hablando de ventanas, que gusto cuando aparece una en mi space con una mirada felina, rapido la abro para ver su contenido.
             Gracias por visitarme y dejar tu huella.
                        te dejo un besito

    Responder
  7. Welcome to enter (wow gold) and (wow power leveling) trading site, (Rolex) are cheap, (World of Warcraft gold) credibility Very good! Quickly into the next single! Key words directly to the website click on transactions!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: