Canal RSS

EL BESO

Publicado en

 

 EL BESO

 

 

Pasò su dedo indice con suavidad por el contorno de mis labios rotos y al encontrarse con la triste cicatriz  se detuvo. Entonces tomò mi cabeza entre sus manos y me atrajo hacia  su pecho. Sentì romperse dentro mìo los diques de la tristeza y empapè su camisa con mis làgrimas mientras me perdìa en su abrazo inmenso y tibio. No pasò mucho tiempo antes de que su boca me buscara. Esos labios hermosos y perfectos besaron mi frente, mis ojos, mis mejillas y al final se fundieron con los mìos amorosamente.

La pureza de su beso borrò en mì los años de verguenza, y desolaciòn. Atràs quedaban los improperios, las miradas de reojo y el dolor.

 

Mi dulce amor se alejò un momento mientras buscaba algo para que brindàramos. A pesar de su ceguera sus pasos eran seguros y firmes, conocìa bien mi departamento aunque sòlo habìa estado en èl un par de veces. Fuì a mi escritorio y saquè la copia de "El Beso" de Gustav Klimt que yo habìa salvajemente arruinado en un arranque de soledad, poniendo un gran tache en el espacio entre las bocas de los dos amantes. Cuidadosamente reparè el daño. Terminè a tiempo de verlo regresar con dos copas, una botella de vino, y una sonrisa adorable en medio de su rostro de àngel.
Mas tarde, junto con el corazòn, nos entregarìamos tambièn los cuerpos; el me verìa con los ojos del alma y yo lo besarìa con la perfecciòn que sòlo el amor verdadero podìa conferir a mis labios mutilados.

Esa noche, la pareja retratada en "El Beso", serìamos nosotros.

Tigrrrilla

 

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1. Oye, q bárbara!! Q buenas descripciones… esos besos que borran al mundo son los mejores y si son de los labios q amamos, más

    besos

    Responder
  2. Wow!
    ¡Qué lindo texto. Tan cortito y dice tanto!
    Y es que los ojos del alma ven lo que los ojos de carne desdibujan.
    En estos días en que el físico tiene tantísimo peso en las relaciones, un texto como este es un verdadero regalo. Deberíamos romper todos los espejos, dejar de preocuparnos por los labios rotos, los senos descendidos y los músculos y la piel que ya no son tan firmes y mirar la firmeza del corazón, la templanza de las almas, la ternura y el valor interior, porque con el paso de los años, Niña, eso es lo que realmente trasciende y permanece. Lamentablemente vivimos en un mundo de ojos y miradas jóvenes incapaces de vislumbrar aun su propio mañana, cuando ellos también sean pasto del tiempo.
     
    Me encantó. Cada vez escribes mejor.
     
    Abrazos;
    Diana

    Responder
  3. esto me recuerda la historia de una amiga y te puedo decir que como dice una cancion "el amor la hizo bella" pues no tuvo que seguir andando por la calle con la cabeza agachada por no ver esas miradas que eran como alfileres que se clavaban por su cuerpo .
    precioso relato , enhorabuena.
     
    un besazo enorrrrrrrrrrrrme .
     
    PD:por cierto pensandolo bien volvi a las andadas

    Responder
  4. Hola…vengo de nuevo a verte, a deleitarme con tu espacio y a agradecerte tu visita y comentario, hace algunos dias te deje un post it no se si lo leiste, en fin, me encanto tu texto de "El beso" y sobre todo que lo ilustres con ese cuadro maravilloso de Klimt…aunque esa tache me parece medio sacrilega…jaja no es cierto, siempre es un placer pasar por aqui…te dejo un abrazo y ya nos estaremos leyendo pronto, un beso…chau

    Responder
  5. El emblemático beso de Klimt…. Ayyyyyyyyy, suspiréeeeeee… jajajaj… si yo te contara!!!
     
    Qué bonito cuento! Muy lindo en verdad!
     
    Ojalá que todos borremos todos los taches que nos hemos puesto y que le hemos puesto a los objetos bellos como esta pintura! Y ojalá que todas nuestras cicatrices sean cuidadosamente reconocidas, recorridas, besadas y amadas como lo que son, pruebas de nuestro paso por la vida!
     
    Me voy muy contenta, ahora sí a dormir. Feliz fin de semana, Tigrrilla!
     
     

    Responder
  6. Tengo dos enormes cicatrices, una de frente y otra de espalda, pasa que no sé cómo pesan más, si al verlas en el espejo, o al recordar lo que cierta persona me ha hecho sentir de ellas.
     
    Bueno, igual y no pesan nada.
     
    Tigrilla, recibe un gran, gran abrazo, que no lo limite la distancia.
     
     

    Responder
  7. Que gusto haber pasado por aqui. Me encantaron tus escritos.
    Tu ciudad, sus campos, su lago…
    Gracias

    Responder
  8. Me fui y se estaban besando
    Regreso y siguen
    Q envidiaaaa!!!!
    jeje

    Saludos!

    Responder
  9. [ …  ]
     
     
     
    W.

    Responder
  10. Esa noche se curo con un parche de lluvia el lodo que se atoro en la cornisa, fluyeron llenos los palpitante corazones, rebosantes las copas explotaban al contacto de los dedos.
    Labios carnosos y sedientos se funden contra si.
    Aguantando aliento, levantando el alma… dejando contento.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: