Canal RSS

EL DOMO Y LA CIUDAD ETERNA

Publicado en

 

 

 

 

EL DOMO Y LA CIUDAD ETERNA

 

Creo que el dìa que perdimos la inocencia fue el dìa que mis amigos y yo llegamos al lìmite prohibido de la ciudad. Delante de nosotros se alzaba una inmensa estructura  que se elevaba al cielo, era el "Domo".
Construìdo con el material mas duro conocido era tan transparente como el agua. Se sabìa que la misma cantidad de kilòmetros que se elevaba hacia arriba, se encontraba bajo tierra, haciendo imposible que nada entrase ni saliese de la ciudad.

El paisaje fuera del Domo era desolador. Ni àrboles ni arbustos ni animales. Solo el sol y la tierra que consumia a fuego lento. Lo que nos impresionò,fue ver la cantidad de cuerpos humanos que se encontraban recargados en las paredes de la estructura. Miles de cuerpos secos en posiciones extrañas, parecìan insectos que hubieran querido colarse a una làmpara y muerto en el intento. Nos acercamos  fascinados,  nunca habìamos visto nada parecido. Cabellos blancos, arrugas, ojos cerrados para siempre, todo aquello era nuevo para nosotros. Fran dijo en voz alta lo que todos nos preguntàbamos en silencio "¿Porquè estàn estas personas ahì?, ¿porquè querìan entrar?"

 

De regreso a la ciudad no podìamos borrar de nuestras mentes la visiòn de aquellos seres. Contrastaba enormemente con nosotros mismos y nuestros conciudadanos. No habìa uno solo que mostrara los rasgos deteriorados de aquellos. La constante en todos nosotros era la piel lisa, libre de arrugas, la turgencia de las carnes, miradas llenas de vida,  no habìa cabellos blancos, ni siquiera cabezas desprovistas de pelo como habìamos visto fuera del Domo.  Todo aquello nos causaba gran curiosidad pero no nos atrevìamos a preguntar nada. Se suponìa que NADIE debìa ir al lìmite prohibido, era una regla de oro,  los infractores recibìan un terrible castigo. Nadie sabìa cual era la pena  pues en cientos y cientos de años a nadie jamàs lo habìan encontrado cometiendo tal crimen. Por eso guardamos silencio absoluto sobre aquella visita.

 

De todos, Fran parecìa ser el mas afectado. Dìas despuès de aquel evento aùn se le notaba pensativo y taciturno. Comenzò a alejarse de nosotros y una tarde fui a buscarlo. "Creo saber que pasa" me dijo, "en esta ciudad nadie muere, por eso quieren entrar aquì, quieren vivir para siempre" Pensè en lo que me habia dicho. Conocìamos el concepto de la muerte pues los insectos morian, el ganado que nos alimentaba morìa para darnos vida, pero nunca pensabamos que nosotros debìamos morir tambièn. Habìa nacimientos; pocos, muy controlados, pero ninguna muerte. Las personas llegàbamos a una edad donde se detenìa el desarrollo pero no habìa decadencia. Fran estaba en lo cierto.
"¿Que serà morir?" preguntò, pero no me lo preguntaba a mì ni querìa mi opiniòn, era una pregunta que se  hacia a èl mismo en voz alta,  que me asustò y me hizo alejarme de èl.

 

No existe la perfecciòn, la infabilidad es un mito. Si el desafìo y la duda se siembran en un pequeño pedazo de tierra fèrtil, entonces puede crecer hasta lograr lo impensable. El dìa que el Domo se abriò no tuve que preguntarme por obra de quien o què habìa sucedido. Fran vino a mi mente al instante, violando la seguridad, rompiendo los còdigos, accesando a lo prohibido, dando paso al àngel vengativo y exterminador que era la muerte.
Antes de hacerme polvo fui testigo del horror: Ojos que dejaban de ver, miembros que dejaban de sentir y de moverse, entrañas desgarradas, cuerpos que se encogìan, se arrugaban, se caìan a pedazos, mientras la vida los abandonaba. Alcancè a ver a Fran encarando el destino que habìa elegido para todos nosotros, lo recibiò con una gran sonrisa pero la muerte mordiò esa sonrisa dejando una mueca en sus labios antes de hacerlo nada. Asì terminò sus dìas el domo,  la ciudad eterna y  sus habitantes.

tigrilla (pasando por una fase mas oscura de la normal)

 ,

Anuncios

Acerca de tigrilla

Cuentera, viajera, amiguera, me encanta la naturaleza y asombrarme con ella

»

  1. Me gustó la manera cómo lo cuentas. Le das pureza a los fenómenos que no por naturales y cotidianos dejan de hacer estragos en el interior de las personas. La vejez, la muerte, el deterioro, lo finito y despiadado del cierre del ciclo de la vida. Las fases más oscuras de lo normal están atacando a muchas personas que conozco y aprecio.  Creo que no he escapado de ellas. A veces me pregunto si no son como las mareas y los vientos que tienen sus ciclos de retorno y afectan en su embestida a muchas personas al mismo tiempo.
    Quizá debemos hacerle caso a mi abuela; aprovechar las fases oscuras para crear y aprender y poder apreciar con mayor sabiduría y agradecimiento las fases luminosas que vienen detrás. ¿Le hacemos caso? Tú ya se lo has hecho sin conocerla, creaste este maravilloso escrito que es llegador y certero.
     
    Te abrazo desde mi norte del sur;
     
    Diana

    Responder
  2. Imágenes desfilaban poco a poco al irte leyendo, los cuerpos, los ojos, la ansiedad por las preguntas de lo que desconocemos, o está fuera de nuestro alcance mientras nos movemos.
     
    Siento que nos acercamos a la autodestrucción, no mañana, ni dentro de 10 años, pero sí ponemos todo nuestro empeño para acabar con la madre gea.
     
    Quedará el caos, el vacío, será el mundo una masa – si es que queda algo -, obscuridad y confusión…
     
    Un gran y afectuoso abrazo, Señora.

    Responder
  3. ese domo me recordo a mi querido CECUT aunque muchos estan en contra de su manejo porque hay mucha politica en su organizacion, si bien, no tanto de partidos y esas cosas sino de favoritismos pero bueno, a la sociedad la alimenta un poco…
    saludos y gracias por tus buenos deseos.
     
    SOFIA FM

    Responder
  4. te cuento en un rapidin:
    estoy en una iglesia que no pertenece a mi colonia sino 2 mas arriba (porque aqui hay mucho cerro)
    se llama "el sr. de la misericordia"
    alli co-dirijo un coro de niños y nos va muy bien;
    por otro lado,
    hace un tiemo estuve en un movimiento que se llama PROJUV:
    PROcesos JUveniles Vocacionales
    y fue una de las integrantes quien me invito a unirme al coro
    aunque cabe mencionar que no son exclusivamente personas que hayan estado en PROJUV (malamente).
    la idea es participar asi que bueno, aqui estamos, con muchas ganas!!!
     
    SOFIA FM

    Responder
  5. este me gustó mucho mucho… esa forma de narrarlo, me estremeció

    beso  de fin de semana

    Responder
  6. Hoy justamente, mientra leo y releo las notas sobre Jezbola en Palestina y las matanzas de Isralies sobre le pueblo árabe: Antes me gustaba mucho leer novelas de ciencia-ficción, de las que -salvo una- me quedaba al final una mala impresión al terminar de leerlas, y me prometía no comprar más. Pero la estupidez no tiene límites -incluso la mía- y la semana siguiente compraba otra…
     
    Principalmente por que la realidad es altamente más aplastante que cualquier novela.
    Cosas como ésta son "_Eventos de Muy Baja Probabilidad_", o sea, _MILAGROS_.Cuando yo compraba y leía aquellas novelas, lo que buscaba era exactamente eso _MILAGROS AUTÉNTICOS_, y no las simples "_proyecciones de época_", que son _MAS DE LO MISMO_, sólo que en vez de aviones ponen naves espaciales, pero la gente era exactamente iguales que ahora, no _Seres Evolucionados_.
     
    W.

    Responder
  7. muy didactico
     
    Un saludo Jose Miguel

    Responder
  8. El cuento es sobrecogedor… de tu pluma, inconfundible. Me encantó.
     
    En cuanto a lo que estás o estabas pasando, leí tu comentario en mi blog pero no sé que tienen los espacios otra vez, que a unos pude entrar luego de varios intentos pero a otros no, por más que intenté. Eso me pasó con el tuyo, hasta ahora, en que probablemente la hora ayuda para que todo esté más despejado.
     
    Se me ocurren mil lugares comunes que mencionarte, sólo eso… y créeme que quisiera en verdad escribir algo que te hiciera sentir mucho mejor, que te hiciera pensar en que es cierto que luego de la oscuridad más cerrada comienza a despuntar el alba, y que te hiciera darte cuenta de la gran fuerza que ya tienes y de la fuerza mayor que tendrás cuando lo que sea que te está sucediendo, pase.
     
    Yo miro hacia atrás en mi vida y hasta me da risa, me asombro de todo lo que he podido pasar cuando pienso que aquí estoy, vivita, coleando y sobre todo contenta. Pero es sobrecogedor, como tu cuento, acordarme de dos o tres sorpresas que me dio la vida, que fueron golpes fuertísimos en su tiempo y que desataron procesos largos en mi interior. Sólo puedo asegurarte que aunque a veces sientas que el aire se te cuela por todos lados, y justamente como en tu cuento, aunque sientas que la escafandra se rompió o alguien la quitó de golpe, el aire del otro lado del domo no te matará. Te hará más fuerte, te hará más libre y más resistente. Estoy segura de eso. Es sólo cuestión de aprender a vivir fuera de él. Y fuera de domos y escafandras, podrás crecer sin esos límites y llegará el día en que respires con alivio y te asombres de haber vivido de otra manera en el pasado…
     
    Tal vez me fui por otro lado, jajajaa… Pero bueno, si aplica, eso te cuento, te vaticino y te deseo. Y si no aplica pues… jajaaja… ¡ya puedes ir haciendo un cuento de una loca que oía una sirena y le contestaba a una cafetera!
     
    De todos modos, te mando un abrazote con mucho cariño y deseo que estés muuuuy bien. Se te quiere, sí sabías, ¿verdad?
     
     
     
     
     

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: